LAS CÁRCELES DE LA MISERIA
Loïc Wacquant
 
Buenos Aires, Manantial, 2004
ISBN 9875000434
186 págs.
Estado del ejemplar: usado, muy bueno (tiene cinco páginas con algunos renglones subrayados)

Denuncia de las "violencias urbanas"; rastrillaje sistemático de los barrios considerados sensibles; represión acrecentada de la delincuencia de los jóvenes y hostigamiento de los sin techo; toque de queda y "tolerancia cero"; aumento continuo de la población carcelaria; vigilancia punitiva de los sectores que reciben ayuda estatal: en todas partes, tanto en los países desarrollados como en los que aspiran a serlo, se hace sentir la tentación de apoyarse en las instituciones policiales y penitenciarias para yugular los desórdenes engendrados por la desocupación masiva, la imposición del trabajo asalariado precario y el achicamiento de la protección social. Esta obra traza las vías por las cuales este nuevo "sentido común" punitivo, elaborado en los Estados Unidos por una red de think tanks neoconservadores, se internacionalizó, con el auspicio de la ideología económica neoliberal, de la que es la traducción en materia de justicia. El cambio desde el Estado providencia hacia el Estado penitencia anuncia la aparición de una nueva forma de gobernar la miseria que une la mano invisible del mercado de trabajo descalificado y desregulado con el puño de hierro de un aparato penal intrusivo y omnipresente. Los Estados Unidos optaron claramente por la criminalización de la miseria como complemento de la generalización de la inseguridad salarial y social. El resto de los países, frente al problema de la inseguridad, está hoy confrontado a una alternativa histórica entre la penalización de la pobreza y la creación de un Estado social digno de ese nombre.

Wacquant, Loïc - LAS CÁRCELES DE LA MISERIA
$250,00
Cantidad
Wacquant, Loïc - LAS CÁRCELES DE LA MISERIA $250,00

Conocé nuestras opciones de envío

LAS CÁRCELES DE LA MISERIA
Loïc Wacquant
 
Buenos Aires, Manantial, 2004
ISBN 9875000434
186 págs.
Estado del ejemplar: usado, muy bueno (tiene cinco páginas con algunos renglones subrayados)

Denuncia de las "violencias urbanas"; rastrillaje sistemático de los barrios considerados sensibles; represión acrecentada de la delincuencia de los jóvenes y hostigamiento de los sin techo; toque de queda y "tolerancia cero"; aumento continuo de la población carcelaria; vigilancia punitiva de los sectores que reciben ayuda estatal: en todas partes, tanto en los países desarrollados como en los que aspiran a serlo, se hace sentir la tentación de apoyarse en las instituciones policiales y penitenciarias para yugular los desórdenes engendrados por la desocupación masiva, la imposición del trabajo asalariado precario y el achicamiento de la protección social. Esta obra traza las vías por las cuales este nuevo "sentido común" punitivo, elaborado en los Estados Unidos por una red de think tanks neoconservadores, se internacionalizó, con el auspicio de la ideología económica neoliberal, de la que es la traducción en materia de justicia. El cambio desde el Estado providencia hacia el Estado penitencia anuncia la aparición de una nueva forma de gobernar la miseria que une la mano invisible del mercado de trabajo descalificado y desregulado con el puño de hierro de un aparato penal intrusivo y omnipresente. Los Estados Unidos optaron claramente por la criminalización de la miseria como complemento de la generalización de la inseguridad salarial y social. El resto de los países, frente al problema de la inseguridad, está hoy confrontado a una alternativa histórica entre la penalización de la pobreza y la creación de un Estado social digno de ese nombre.